Cinefilia postapocalíptica: Hell Comes to Frogtown

Hell_Comes_to_Frogtown
Vuelvo a visitar una postapocalíptica de factura estadounidense con Hell Comes to Frogtown, una comedia con toques de acción protagonizada por “Rowdy” Roddy Pipper, que algunos conocerán por el wrestling y los más cinéfilos por la genial Están Vivos (no confundir con ¡Viven!, las conversaciones sobre miedo a volar suelen enrarecerse de no observar esta advertencia) y Sandahl Bergman, que muchos reconoceréis de Conan, el bárbaro y algunos afortunados cinéfilos postapocalípticos por la grotesca She (¡prometo conseguir una copia!).

hellcomestofrogtownTambién conocida como: Apocalisse a Frogtown (Italia), Transmutations (Francia),  Sam Hell ist: Der Jäger (Alemania), The Hunter – Ein erbarmungsloser Jäger (República Federal de Alemania)

Año: 1988

Directores: Donald G. Jackson, R.J. Kizer

Guionistas:  Donald G. Jackson (guión e historia),  Randall Frakes (historia)

Reparto: Roddy Piper, Sandahl Bergman, William Smith

Género: Comedia, acción, ciencia ficción

Eslogan: Una nueva estirpe de enemigos ha ocupado el mundo…  Sam debe retomarlo

Atrapado en un yermo nuclear, rodeado de mutantes, Sam Hell tiene una misión… fertilizar a todas las mujeres posibles. Es una ardua tarea, pero alguien debe hacerlo.

Un extraño cruce entre el problema de fertilidad de 2019, tras la caída de Nueva York (analizada aquí) y el excentricismo pervertido de Un muchacho y su perro, Hell Comes to Frogtown es una película que en ningún momento se toma a sí misma en serio, plagada de escenas ora descacharrantes, ora chabacanas, pero siempre entretenidas. No cesa de divertir hasta el final, en el que asoma la acción.

La reseña tiene spoilers muy leves, pero hay imágenes que pueden herir la sensibilidad de los lectores débiles de corazón, perseguirles en sueños y mancillar sus pensamientos… al menos durante unos minutos.

Quizás tú deberías hacer el amor a un desconocido en medio de territorio hostil mutante, ¡a ver si te gustaba!

Tras la obligatoria narración con explosión nuclear de fondo, nos enteramos de que la trifulca no ha terminado y los países beligerantes se preparan para la segunda ronda en un mundo casi totalmente devastado. Conocemos a Sam Hell (“Rowdy” Woddy Pipper) al cuidado de un tal Capitán Devlim, bastante (y razonablemente) irritado porque nuestro díscolo protagonista mancillara el honor de su hija…

Hell_Comes_to_Frogtown_Devlim

No jodas con su hija, no gasta buen humor

Pero tranquilos, porque resulta que los múltiples escarceos amatorios de nuestro mulletesco protagonista no han pasado desapercibidos, y el rastro de mujeres embarazadas ha llamado la atención del Gobierno Provisional de Medtech (los E.E.U.U. bajo el mando de enfermeras). Y es que, al igual que en “2019…” el mundo sufre un pequeño problema poblacional, con eso de que casi todos son estériles. Por ello, Medtech se encuentra enfrascada en una guerra demográfica con “el enemigo”.

Hell_Comes_to_Frogtown_Propaganda

“Hacer bebés es nuestro trabajo, nuestro único trabajo”. El otro… ¡espera! ¿ha ganado la Iglesia?

Al parecer, Sam tiene una concentración de espermatozoides inusitada, así que Medtech decide salvarle el culo del homicida capitán en cuestión y ponerle al servicio de la causa.

Al principio es todo sonrisas, hasta su mullet está contento...

Al principio es todo sonrisas, hasta su mullet está contento…

...Hasta que sucede esto.

…Hasta que sucede esto.

“Este hombre lleva un arma cargada, y el gobierno provisional de Medtech lo reclama”. Cual collar de Perseguido, si se aleja demasiado, su coquilla-cinturón de castidad explotará. Además, puede recibir descargas eléctricas en sus partes nobles. Y nosotros nos quejamos de la reforma laboral.

Ahora deberá trabajar con ahínco por repoblar el país. En su primera misión, Sam tratará liberar un cargamento de mujeres fértiles de las garras del batracio mutante conocido como Comandante Toty, en Frogtown (algo así como “Ranavilla”). Viajará acompañado de…

Spangle, una enfermera de armas tomar con MUY mala leche,

Spangle (Bergman), una enfermera de armas tomar con muy mala leche,

Centella, una cabo con un aprecio inusitado por su artillería

Centella, una cabo con un aprecio inusitado por su artillería,

...Y un vehículo de lujo para la ocasión

…Y en un vehículo de lujo para la ocasión

Tranquilos, no voy a contar paso a paso, foto a foto, el argumento de Hell Comes to Frogtown. Ahora es el momento en el que comienzo a picotear en escenas y tramas que llaman mi atención.

Del viaje al pueblo epónimo destaco el retorcido romance entre la pareja protagonista en el que, en el transcurso del trabajo de fornic…procrear de Hell, el grupo droga a una desconocida para que Sam pueda zumbársela en medio de la audiencia (Spangle y Centella) al son de las “técnicas de seducción” de la jefa. Otra frase que nunca creí que pronunciaría. Ya puedo tacharla de mi lista.

Y cuando llegan a Frogtown… ¡la fiesta comienza! Nada más pisar la sucia cantina del pueblo, todo da un giro todavía más extravagante hacia los insondables pozos de locura de la fiesta gonzo postapocalíptica. Para hacer la boca agua, hete aquí algunos de los clientes habituales…

Con algunas de las cuales Sam trabará cierta... amistad

Con algunas de las cuales Sam trabará cierta… amistad

Pero es en el postergado encontronazo con los gerifaltes mutantes cuando comienza a forjarse la escena de la película.

Bull (Bullfrog), lueciendo el obligatorio parche postapocalíptico y una motosierra

Bull (Bullfrog), luciendo el obligatorio parche postapocalíptico y una motosierra,

 

...Y el repugnante comandante Toty

…Y el repugnante comandante Toty

¿Y cuál es? Una escena que queda grabada en tu mente a fuego, “la danza de las tres serpientes”. Piensa mal (muy mal) y acertarás. Resulta que tras la preceptiva captura de los protas (¡nah, ambos sabemos que eso no es spoiler alguno, es una exigencia del guión!), Spangle debe bailar semejante danza ante Toty.

Sé que nadie me lo ha pedido. Sé que pocos me lo agradecerán. Sé que recibiré visitas inmerecidas y poco buscadas de fetichistas de las más variopintas castas, pero aquí está, mi regalo a la humanidad… ¡el GIF de un mutante batracio sexualmente excitado!

Hombre batracio excitado b

Gritad conmigo: “¡HAS EXCITADO A LAS TRES SERPIENTES!”

Compartido este precioso momento cinematográfico con mi distinguida audiencia, debo aclarar a aquellos que hayan llegado de manera subrepticia a este, mi blog, que Las Puertas del Delirio no aborda de forma ligera el bestialismo y los fetiches más intricados, más allá de la cinefilia postapocalíptica. Quizá los interesados encuentren lo que estén buscando en DeviantART o Tumblr.

Para aquellos que hayan podido recomponerse de este vil ataque a su cordura y los que no hayan abandonado el blog tras enterarse de que no va de sexo con mutantes anfibios (un proyecto más que nunca verá la luz), voy a mencionar una última escena, la persecución final del Comandante, en la que se pegan más tiros y se detonan más explosivos que en el resto de la película.

Un bigfoot acorazado artillado... Toty sabe elegir montura

Un bigfoot acorazado artillado… Toty sabe elegir montura

Puede que “Hell…” no destaque por sus escenas de acción (aunque tenga unos cuantos tiroteos y mamporros), pero al final cuenta con suficientes explosiones y duelos personales para satisfacer en cierta medida al aficionado. Sin embargo, al final del día, Hell Comes to Frogtown es lo que es: una comedia algo kinky llena de absurdeces que te hace pasar un buen rato.

Terminemos con mi particular barómetro:

Ka-BOOMA3

Existe el gobierno (compuesto por mujeres exclusivamente, lo cual ya es un cambio para bien) que continúa haciendo la guerra (damas, ¡antes molábais!), los mutantes están confinados en reservas, lo cual implica que existe autoridad para mantenerlos encerrados, y no se muestra escasez al detalle. Por otro lado, la mayoría de la población es estéril y sólo vemos un yermo irradiado como telón de fondo. Un tres.

Ka-BOOMC2

“Hell…”, te doy un dos en Carpocalypse porque te redimes al final y sacas una persecución con ese “buga” personalizado. Además, el “hot rod” de los protagonistas bien vale otra ojiva. En cuanto a la acción, tres cuartos de lo mismo, lo solucionas al final.

Ka-BOOMW5

Hombres rana, un gobierno de enfermeras, ¡procrear, procrear!, esas escabrosas escenas “románticas”, el cinturón de Perseguido, las… tres… serpientes. ¿Hay películas más estrambóticas y desenfadadas que “Hell…”? Definitivamente. Y mejores. Pero esta peli weirdpocalypse se merece igualmente su puntuación máxima de excentricidad.

Ka-BOOMD1

De drama, la peli cuenta con una ligera pincelada en cuanto a la hija de Sam, pero está metida con calzador y a última hora. Por otro lado, nuestros amigos pierden a compañeros y aliados, aunque tampoco es que se les llore demasiado… Una táctica por intentarlo.

Hasta la próxima, que no será un ejemplo pintoresco del género, ¡hay que variar! ¡Cuidaos de las ranas!

Una respuesta

  1. Pingback: Cinefilia postapocalíptica: Hell Comes to Frogtown

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s