Cinefilia post apocalíptica: Neon City

Prometí una peli con Michael Ironside, ¿no? Se trata de la ecléctica Neon City, una oscura película del mercado directo a VHS cuyas virtudes la elevan por encima del marasmo.

También conocida como: Anno 2053 – la grande fuga (Italia), Neonski grad (Serbia), Pahuuden kaupunki (Finlandia)

Año: 1991

Director: Monte Markham

Guionistas: Monte Markham, Jeff Begun, Buck Finch, Gus Peters

Reparto: Michael Ironside, Vanity , Lyle Alzado, Juliet Landau, Valerie Wildman, Monte Markham

Género: Acción, aventura, ciencia ficción

Eslogan: Respira profundamente, puede que sea la última vez. Bienvenido al año 2053.

Esta entretenida road movie es extraña mezcla de La diligencia y Mad Max con ligeros toques de Blade Runner protagonizada por Michael Ironside. Un grupo heterodoxo de viajeros deberá sortear un post apocalíptico yermo tostado al sol. No hay capa de ozono, “nubes de Xander”  elevan la temperatura hasta límites letales, “destellos” (fogonazos de sol) ciegan y queman por igual y los skins, bandas de mutantes, arrasan con todo a su paso. Acción y aventura de bajo presupuesto, aunque de aceptable factura y bastante amena.

Como mutantes, dejan algo que desear. Como saqueadores, se pasan con la sombra de ojos

El argumento es sencillo (escribo muy pocos spoilers, tranquilos)… Michael Ironside es Harry Stark, un duro cazarrecompensas con un oscuro (¡toma cliché!) pasado y el pelo largo recogido en una coleta. Ironside con el pelo largo queda muy raro, pero la gente que, como yo, habéis tenido la desgracia de ver Highlander II: The Quickening (alias “la bizarra segunda parte de Los Inmortales“), ya está inoculada. Flanco de Hierro captura a Vanity (que, cosa rara, no enseña casi carne en este film), una “estrella roja” (fugitivo altamente peligroso), “salvándola” de una emboscada. Los atacantes son skins, mutantes/gente requemada y la carne de cañón de la película.

Harry lleva a Reno a Jericó, un comunidad subterránea con aires de metrópolis cyberpunk. Las reminiscencias a Blade Runner se van apilando cuando conocemos al carismático capitán Raymond, interpretado por el director y coguionista y antiguo compañero del cazarrrecompensas. Éste le informa de que para recibir el dinero/chapas/créditos/vales por comida deberá ir a Neon City. Y de paso cuidar de una ricachona que viaja en la caravana.  Después de asegurarse de que no tiene alternativa (vamos, una oferta que no puede rechazar)…

Como mucho, puede echar mano del seguro

…Harry se encuentra de camino hacia la dichosa ciudad titular en una autocaravana con:

Un mulletoso excompañero de las fuerzas del orden

Su presa, la cual sin duda le causará quebraderos de cabeza

Una ricachona muy snob (Juliet “La Hija de Martin” Landau)

Un comediante recalcitrantemente malo y con muy mal gusto

Un médico que trata de robarle la Corona del Mullet a Bulk

Un diminuto y sabelotodo hombre, siempre aferrado a su maletín

Y para mayores complicaciones, la exmujer de Harry

Y uno de ellos es un asesino. Tranquilos, si habéis llegado a esta parte viendo la película, ya sabéis la respuesta. ¡Ah! Y casi nadie es lo que parece (aparte de lo del asesino). ¿Qué misterios guarda cada uno? ¿Por qué se separó Harry de su exmujer? ¿Qué hará el psicópata (¡duh!)?

Como véis, se trata de un reparto heterogéneo de conocimientos y aptitudes eclécticas, como la panda de aventureros de toda partida de rol. En ese sentido, resulta fácil trasladar la historia a la mesa. Pero no todo sería conflicto intragrupal. Por supuesto, los viajeros no sólo tendrán que lidiar entre ellos, sino también con los peligros que he adelantado en la sinopsis:

Nubes errantes de “ozonívoro” gas Xander…

…”Destellos” (“Brights”) de intensa luz ultravioleta…

…con devastadores efectos sobre la piel…

…Y los “skins” (¿redskins?) haciendo el indio tras la caravana

Entre escenas en las que el variopinto grupo debe sortear estos peligros se intercalan otras de relajación en las que surge la oportunidad de desarrollar los personajes y apegarse con los que van a morir sí o sí. ¿Llegará el grupo a Neon City? ¿Qué hará Harry con el odiado Capitán Jenkins? ¿Quién sobrevivirá? Porque sobrevivirá alguien, ¿no?

La película exprime su presupuesto hasta el último penique y, pese a que algunas escenas de acción son algo acartonadas, explosiones y disparos no faltan. Aparte de los elementos ambientales, asistimos a cinco tiroteos en toda la película, dos con la carretera de por medio, al más (y mucho más barato) estilo Mad Max.

El clásico “todos arrimamos el hombro y disparamos por las ventanillas”

Aunque no todos son igual de precisos, obviamente…

¿Y qué me decís del “condúceme que me suba”…

…seguida de la inevitable pelea y derrota en el techo?

¿Linterna + calucladora = láser? No tanto…

Hay suficiente acción para compensar los trucos y efectos baratos, amén las partes más lentas, los personajes no están demasiado acartonados, todos tienen su historia y no resultan nocivos (salvo, si acaso, el comediante) y la película entretiene. Además, ¡el héroe es Michael Ironside! Pasemos a las puntuaciones post apocalípticas

El mundo está hecho una mierda y ni siquiera se puede pasear al aire libre durante el día. Sin embargo, siguen quedando nutridas comunidades organizadas en distritos, fuerzas del orden e incluso diesel. Un post apocalipsis medianamente devastador, pero donde haya un par (de miles) de ojivas nucleares…

Dado que la mayor parte de la película transcurre en la carretera y asistimos a dos asaltos a la caravana (coche con tochorrifle y la clásica y fiable panda de moteros), podemos clasificar Neon City sin temor a equivocarnos como Carpocalypse. Si se centrase un poco más en la caravana, por contra de ser elemento más de la trama, y los combates en la carretera involucrasen más vehículos, sumados a la escasez de recursos, sería un clásico del (sub)género.

Los “mutantes” podrían pasar por víctimas de la radiación ultravioleta (cuando no simples tipos con turbantes y protección solar). Sólo la presencia de fenómenos extraños, como los “fogonazos”/”destellos”/brights y nubes de Xander (sumadas al láser improvisado de la foto) impiden que la película suspenda con un cero en esta categoría.

Neon City incluye muchos personajes y da buena cuenta de ellos, explicando su pasado, motivaciones y metas. Además, incluye un par de muertes “emotivas”, y algún que otro dilema moral, como el de vender suicidio de estraperlo. No nos engañemos: no es un tratado sobre la naturaleza humana, pero en este género es mucho más de lo que cabe esperar.

Y esa es la primera reseña post holocausto. ¿Qué os ha parecido? ¿Demasiada información? ¿Muchas fotos? ¿Escasez de mullets? No será porque no lo he intentado: si queréis más peinados terribles, hacédmelo saber.

Para la próxima, muchos menos tiros y coches y más enanos, robots asesinos y… ¿Lemmy? ¡Y no es italiana! ¡Hasta entonces!

7 comentarios

  1. A mí me ha parecido que tiene la ración justa de fotos, mullets y tiros, y me gusta que haya tanta información sobre películas que desconozco completamente. Me ha encantado, vamos. ¡Más!

    ¡Un saludete!

    16/09/2011 en 9:16 am

  2. Para mí no parece existir una ración justa de mullets… ¡son tan divertidos!

    Me congratula que te haya gustado, emplearé el formato para el resto. Gracias por comentar 😉

    16/09/2011 en 11:35 am

  3. ¿Cuanto dura la película?

    Si no es mucho no creo que de tiempo a desarrollar demasiado a varios personajes de la lista que has puesto. Al menos no de forma detallada.

    Más si tenemos en cuenta que mentas mucha acción.

    ¿Es la típica película para pasar el rato? ¿La consideras buena? ¿Mala?

    Quiero más opinión xD

    16/09/2011 en 1:44 pm

  4. ¡Mira que es raro que la duración no salga en IMDB! Pues, dejando de lado los créditos finales, 95 minutos.

    Teniendo en cuenta los estándares del género, en el que toda historia previa a la acción suele ser “cayeron unas bombas”, para narrar directamente la historia de unos supervivientes “in media res”… Que casi todos los personajes tengan un pasado, una ocupación y un par de secretos es mucho en comparación. El desarrollo de los mismos es, por supuesto, relativo.

    La opinión está ahí todo el rato, y la resumo: Se nota el bajo presupuesto, pero tiene mucha acción, entretiene y es mejor de lo que esperarías. Dentro de tus parámetros, la considero buena (de 6-7). Genial para ambientar una partida, ya que las premisas y mestizaje de géneros se prestan 😉

    16/09/2011 en 2:46 pm

  5. Pingback: Cinefilia post apocalíptica: Hardware « Las Puertas del Delirio

  6. hay algun link para verla ?? hace 20 años que espero para ver la parte final, es mas, ya me olvide de la parte que vi…

    23/09/2013 en 3:38 pm

  7. Por internet anda, pero en castellano no creo que la encuentres. Recuerdo que me costó conseguirla lo suyo y que está algo muerto el enlace (¡en internet un par de años equivalen a tres o cuatro catástrofes!). Como siempre, Torrent es tu amigo.

    24/09/2013 en 9:07 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s